viernes, 14 de noviembre de 2014

CRISIS DE GOBERNABILIDAD O ESTADO FALLIDO...

 El 6 de mayo del 2011 escribí en este blog un artículo que titule  GUATEMALA UN ESTADO FALLIDO. En ese entonces nuestro país estaba gobernado por otro buitre y su mujer. Alvaro Colon. Y, lo empecé escribiendo esto:
“Y, es que este par de payasos,  ambiciosos y embaucadores están conduciendo a nuestra nación a una debacle total. No cabe duda que cuando escribí  el 26 de mayo del 2009, que vivíamos en un ESTADO FALLIDO, no estaba hablando babosadas. No obstante ser el concepto de Estado Fallido  muy polémico, pues se  califica de esta manera a un Estado débil y pura mierda como el nuestro ( y no lo digo porque nuestra Guatechula sea pura mierda conste) en la cual el gobierno central tiene poco control práctico sobre su territorio ( y  en nuestro caso nadie lo puede negar, porque aquí narcos, delincuentes, mareros y políticos hacen lo que les da la ganan, pues no me van a decir que el Ministerio de Des gobernación y toda la chontada tienen control sobre el territorio nacional). De manera que al tomar el concepto por ejemplo de forma literal, un Estado fallido sería aquel en el que no hay un gobierno efectivo que vele por el bienestar de sus ciudadanos y en el que él mismo respete la ley. 
Dicho sea  en otras palabras podemos decir que un país "tiene éxito" (que no ha fallado, que no es un estado fallido) si mantiene un monopolio en el uso legítimo de la fuerza física, dentro de sus fronteras, o sea pues que es el único que les vuela verga a todos. Y cuando este monopolio es quebrantado (por ejemplo, por la presencia dominante de sicarios, maleantes,  milicias o ya de pérdida terroristas), se dice que la existencia del Estado llega a ser dudosa, y el país se convierte en un Estado que ha fallado: ESTADO FALLIDO.
Bueno “vuelve la burra al trigo” reza un adagio popular. Si vuelvo e insisto, Guatemala desde el 2009 vive un ESTADO FALLIDO, un estado que yo supuse se iba a componer cuando nuestro entonces candidato a Presidente de la Nación, nos vio la cara de pendejos a muchos que creímos en su promesa de MANO DURA, contra la criminalidad y la corrupción.  Si mea culpa yo bote por él, en consecuencia soy responsable de la caótica situación del país. Y, soy tanto o más responsable pues me he quedado callado ante el indiscriminado saqueo de las arcas nacionales. Me he quedado callado ante el abuso de los izquierdistas que disfrazados de FRENTE NACIONAL DE LUCHA, CUC y demás organizaciones diz que de la sociedad civil. Confrontan a la población en un nuevo tipo de terrorismo. Me he quedado callado ante los bloqueos de carreteras que son inconstitucionales e ilegales, pues violan el DERECHO A LA LIBRE LOCOMOCIÓN, plasmado en nuestra Constitución Política. No obstante el  Derecho a manifestar. Derecho que pierden aquellos que exigiendo sus derechos, violan los míos.
Me he quedado callado ante un Gobierno que impávido se ha convertido en observador ante la crisis de “gobernabilidad” que vive nuestra joven aún democracia. Y, es que la coyuntura que vive nuestra nación en este momento, es y ha sido producto de un concepto equivocado sobre la “gobernabilidad”.  Debiéramos entonces definir lo que es GOBERNABILIDAD: Una definición del  diccionario nos diría que gobernabilidad significa, literalmente, "calidad, estado o propiedad de ser gobernable"; gobernable significa, sin más, "capaz de ser gobernado"; mientras que su opuesto, ingobernable, designaría aquello que es "incapaz de ser gobernado". De manera que por simple lógica podríamos decir que el guatemalteco se ha vuelto incapaz de ser gobernado. Pero la culpa no es del ciudadano común sino de quienes nos gobiernan. Pues la gobemabilidad (o ingobernabilidad) no debe  ser pensada como una dimensión absoluta de cualquiera de los dos términos de lo que podemos llamar la "relación de gobierno" (es decir, la relación entre gobernantes y gobernados), sino como una dimensión específica de esa relación. En otras palabras, no es un Estado o gobierno lo que permite, por sí mismo, gobernar a una sociedad, ni tampoco es la sociedad en sí misma gobernable o ingobernable; más bien, es la relación compleja entre ambos términos lo que nos permite hablar de las condiciones de gobernabilidad. Así  la responsabilidad por mantener condiciones adecuadas de gobernabilidad no es una cuestión que recae, de manera unilateral, en el gobierno o en la sociedad. De este modo, gobierno y oposición, partidos y organizaciones ciudadanas han de comprometerse de manera conjunta a la hora de mantener un nivel aceptable de gobernabilidad. En otras palabras para cambiar la situación que vive nuestro país debemos comprometernos gobernantes y gobernados.
Es pues la gobernabilidad  la "capacidad de las instituciones y movimientos de avanzar hacia objetivos definidos de acuerdo con su propia actividad y de movilizar con... coherencia las energías de sus integrantes para proseguir esas metas previamente definidas. Lo contrario, la incapacidad para obtener ese... 'encuadramiento' llevaría a la ingobernabilidad “a convertir a nuestro país en un Estado Fallido ya que a nuestros gobernantes poco o nada les importa llevar a la nación a un puerto seguro.
Se hace pues necesario tomar medidas drásticas para solucionar estas crisis de gobernabilidad. PUES SOLO LA GOBERNABILIDAD PRODUCE ESTABILIDAD TANTO SOCIAL COMO ECONÓMICA. Es necesario que se faje bien los pantalones, como militar que es y comience a ejercer el poder. Pues en caso contrario su imagen ante la historia será la de un Presidente que paso su período de gobierno sin pena ni gloria. Más PENA que gloria.

Señor Presidente, yo voté por usted confiando en su condición de militar en situación de retiro. Por lo que me siento con derecho para exigirle que se deje de babosadas y  sea el Presidente que al país le urge. No pase usted como un “presidente” así con minúsculas que se dejó mangonear por la vicepresidenta y todos sus achichincles.