viernes, 10 de abril de 2009

¿Sabés hacer el amor...guey ?

La mayoría de nosotros los hombres, de hocicones nos sentimos los tatas de Tarzán, cuando de hacer el amor se trata. Algunos, sino la mayoría, presumimos de lo que carecemos. Y, cuando estamos con  los cuates, andamos con boqueras de que la mía parece mazcuata... es un pitón... cuando en realidad no llegamos ni a pito. Escasamente nos levantamos unas dos o tres pulgadas sobre el nivel del mar, que huevos verdá.  Pero en fin, el tema de hoy tiene que ver con eso. No con el tamaño, sino como tener buen sexo... o hacer bien el amor. Empezaremos por decir 

¿Quien es  bueno en el sexo?  


Hay que decirlo sin pajas,   son muy pocos los hombres que son buenos para la cama y no porque  la tengan grande, pequeña o mediana esto en realidad no es algo que le preocupe a las mujeres. O por el contrario porque sean como los leones -no los jotos, sino los leones africanos- unas eficientes maquinas  siempre dispuestas y listas a echarse el palito es decir  en su punto. No, fijese que no. En la cama hay cosas que son vitales para una buena relación y que poco o nada tienen que ver con el buen desempeño físico o el tamaño y aquí les van 10 importantes recomendaciones:

1.Todo entra por los ojos...


Como la comida todo entra por los ojos. Para las mujeres y los hombres, lo que ven es lo que importa.  Y en ese primer juicio, la vanidad masculina es fundamental.  Un hombre gordo, que no se cuide, en su aspecto personal,  que cargue los zapatos todos coches (y es que las mujeres hasta en eso se  fijan), que anda barbado y encima en la barba se le ven restos de comida, peludo, se anda sacando mocos en público, usa tanga y para colmo se le nota... Guácala qué horror, que maje más naco.  Y si para colmo suelta olor como a macho recién desensillado, ya se lo comió la chingada. Es candidato a vivir con la Manuela Palma y sus cinco hijas. 

Pero el gordo que huele rico, se afeite, se vista con gusto, use boxer's (se admiten calzoncillos Jockey blancos, o mínimo biquinis decentes, no con moco de elefante al frente o corazones), ande con las uñas limpias y cuidadas,  a la hora de seducir a una nalguita empieza con el pie derecho.

Y, las traidas igual. Hay algunas con las patas todas rajadas a las que ya mero les pregunta uno ¿Mi amor ya se quitó los zapatos? Porque me esta raspando  las patas. Otras shucas, con mal aliento y que no se rasuran los sobacos.  La higiene es importante hay que oler rico, ahora venden un chingo de perfumes para todos los gustos.

2. Besos, más besos... 


Otro punto importante, es tardarse jetiando, todo el tiempo que quieran a la traida, mujer o casera. A ellas les encantan los besos tipo adolescente, frente a la puerta de la casa, en el charnel, en la camioneta, en el cine y al final de cuentas donde se pueda. Si están en un charnel les gusta que los vidrios se empañen por tanto besar. Extrañan el mirarse a los ojos mientras les besan en el cuello,  la boca, las orejas, la espalda y más si se puede y las circunstancias y la traida lo permiten. (bueno! con algunas excepciones! ). El que sabe besar y sabe bailar (sin que besar sea sinónimo de tocar por todas partes) llegará rápido a la cama.  Y ustedes damiselas, traten de prolongar ese momento.  Así que cuando lleguen al tálamo nupcial -ala que chilero se oyó eso- ya vaya el pillín y la rosita babeando.

3. Más de 15 minutos por favor...


Los hombres  demasiado calientes tipo máquina, que parecemos taladros, frenéticos y medio animales, que se tardan menos de quince minutos en un orgasmo-preámbulo incluido- y que para colmo tiene eyaculación precoz  (hemos cronometrado,    si señores), las mujeres los catalogan como  sosos, egoístas, aburridos, mulas o  en pocas palabras "pura mierda para cojer". Hay que hacer que las mujeres deseen hacer chaka chaka con uno. No sean tan apresurados. Existen cuates que cuando llegan al motel ya van desnudos y no le dan tiempo a la traida ni de respirar. Lo importante es que ellas vean estrellas  antes de la taladrada, por favor no chingen

4.  La Variedad...


Hay un refrán que dice que en la variedad está el gusto.  La posición del misionero no esta mal, pero para ellas suele ser interesante (por eso de los estímulos entre los pliegues femeninos) estar encima o agarradas  a uno. Hay que hacer diferentes poses, que Chompipito en bicicleta, la Plancha Azteca, el Trampolin de la muerte, El Salto del Tigre herido, el famoso 69, Pollito asado. ¡Variedad señores, variedad! Incluso hay que dejar que de vez en cuando ellas tomen la iniciativa en posiciones más interesantes y usar la imaginación. Ahora si usted y su traida son poco imaginativos ya de plano comprense un manual de sexo o de perdida el Kamasutra.

5. No haga preguntas...


¿Serán celos? Vaya usted a saber... Pero tanto los hombres como las mujeres en pleno acto preguntan cada babosada: ¿Uta...donde aprendiste? ¿Quien te enseñó esa mierda? ¿Por qué te movés así? ¿Y, yo que pensé que era el primero pero estás bien enteradita? ¿De plano es grande tu lista de caseros?... ¡Preguntas culeras como esas,  matan la pasión y chingan el palito! El pasado es pasado. Nada preguntas sobre donde aprendió, de plano que no fue por correspondencia así que, mejor calla boca. Además ese tampoco es momento para decirle a su pareja, fíjese que necesito dinero mi abue está enferma. O présteme 300 quetzales, tengo malo al niño. Gócese su momento de intimidad lo demás son babosadas. Deje para después los prestamos y los sablazos. 

6.Ojo con las manos...


Use adecuadamente las manos y esto va tanto para las damas como para los caballeros. Acaricien, no amasen.  No que ahí le agarran las chicharras a las chavas como que están amasando pan o aguadando la masa de las tortillas. Fijese que con esas actitudes sin pajas, se las dejan como tortillas todas paches y hechas mierda. No sean tan rápidos con las manos, ni bien se sube la traida al carro abusivos los cerotes ahí va la mano para el mico. No sean tan genitalistas. Utilícenlas para una caricia en el cuello, en la mejilla, en el pelo, en los pies. Y cuando lleguen a la intimidad, ya saben: no se trata de amasar.  Y, ustedes señoras mucho cuidado a la hora de acariciarle los coyoles a su compañero de alcoba. A veces se les pasa la mano y son unos machucones de huevo que para que les cuento. O te agarran el pillín y ya mero te lo ahorcan.

7.Dejen actuar...

Si la traida lleva brasier nuevo y sexy no se lo arranquen. Quitenselo lentamente y si se le dificulta la quitada por falta de practica. Hagánse los locos y dirijanse al baño con cara de ya me cago y esbozando la mejor de sus sonrisas digale a su compañera desvistete en lo que voy al baño. Disfrútenlo.  Si están en una cabaña y hay frío y encienden la chimenea, acuerdese de comprar un vinito fino -no vaya a llevar chiricuta o vinos guashqueros de esos de 15 varas la botella. Si hay jacuzzi, calientelo y recibamos desnudos a nuestra pareja, sean lentos con el romanticismo. Hágalo todo despacio, tómese su tiempo. 

8.Palabras...


Todas las mujeres coinciden en que el clítoris está en los oídos. A la mujer le gusta, que usted le diga que es bella aunque no lo sea. Dígale que está excitado, que solo verla lo calienta, que le fascina, que las quiere (como les gusta que las digan que las quieren aunque sean pajas). Ojo con volverse mandones: 'hazme esto, hazlo así, quiero esto, etc.' No lo diga sugieralo. Y por sobre todo sea cariñoso. Y, usté señorita también empiece por decirle a su chavo, ¡Ala que machote tengo. Aunque el pisado en cuestión esté todo hecho mierda. Digale que está más guapo que Tom Cruise. Haga como que se asusta cuando se la mire, hagale creer que la tiene enorme aunque no sea así.  Explote su masculinidad.

9. Dos seguidos, no...

No se las lleve de macho. Calidad en vez de cantidad. Una vez que acabe, un vinito, una charla, unos besitos, relajese ponga musiquita o encienda la tele y vean un programa juntos abrazaditos. El que vuelve y ataca, uf! A veces es pesadilla. (Bueno, esto lo dejamos para consideración de cada quien, ¿verdad? En gustos...) 

10. Adiós ronquidos:


Por muy bueno que usted sea en la cama, el pisado que acaba se voltea para el rincón y se duerme de inmediato es, en vocabulario femenino, un perfecto imbécil. Así hay que mantenerse despiertos una hora por lo menos... Salvo que la traida se quede dormida antes que uno. 
 
BENEFICIOS DEL SEXO 

Bueno y aunque usted no lo crea el tener sexo trae sus beneficios.

1. El sexo es un tratamiento de belleza.

Pruebas científicas han comprobado que cuando la mujer tiene relaciones produce gran cantidad de estrógeno, lo que vuelve el pelo brillante y suave. O sea que en lugar de gastar en Shampús y acondicionadores el hacer el amor es más barato y mas rico y ademas beneficia a nuestro cabello.

2. Hacer el amor es un excelente cosmético.  

Reduce las posibilidades de sufrir dermatitis, espinillas y acné. El sudor producido limpia los poros y hace brillar su piel. 

3. Hacer el amor es un buen remedio contra la obesidad  

Quema las calorias... Que  se acumulan en esa cena romántica. Reduce el colesterol a la hora de calentarse y acelera el metabolismo con la meneada.

4. El sexo es uno de los deportes más seguros.

Fortalece y tonifica casi todos los músculos del cuerpo. Evita los infartos, es más agradable y menos fatigoso que  nadar 20 vueltas, y no necesita zapatos especiales! 


5. El sexo ayuda a curar  la depresión.

Porque libera endorfinas en el flujo sanguíneo, creando un estado de euforia y dejándote con un sentimiento de bienestar. 

6. Mientras más sexo tengas más posibilidades tienes de tener más.

Un cuerpo activo sexualmente contiene mayor cantidad de feromonas. Este sutil aroma excita al sexo opuesto! Además organo que no se usa se atrofía. 

7. El sexo es el tranquilizante más seguro del mundo
.

El sexo es 10 veces más efectivo que el Valium y el diazepan y ademas no tiene efectos secundarios salvo cuando embarazas a la chava. 

8. Besarse todos los días permite alejarse del dentista.

Los besos ayudan a la saliva a limpiar los dientes y disminuye la cantidad de ácido que causa el debilitamiento del esmalte. Además cuando la lengua pasa por los dientes tiene un efecto abrasivo te los blanquea.

9. El sexo alivia los dolores de cabeza.  

Cada vez que haces el amor se alivia la tensión de las venas del   cerebro. Pues tiene efecto vasodilatadores. E incrementa la circulación.


10. Hacer mucho el amor puede despejar una congestión nasal.

El sexo es un antihistamínico natural. Ayuda a combatir el asma y las alergias de primavera. 

Abur....