viernes, 21 de noviembre de 2014

CACOMALA…EL PAÍS DE LA ETERNA HUEVIADERA. (Una historia de delincuentes, ladrones y criminales)



Nota: Cualquier parecido con alguno de los países centroamericanos es pura coincidencia…
No es este un país sub antártico como Chile o Argentina sino una  bella región tropical enclavada en pleno corazón del continente Americano. Con dos costas y mares azules que invitan al descanso y todo tipo de clima desde los tibios vientos que acarician en la costa del mar Pacifico, hasta el vitalizante frío de las altas montañas. Su diversidad de climas permite desde una flora exuberante en las áreas selváticas, hasta los aromáticos bosques de pino, en la cadena montañosa. Y es tan prodiga esta tierra que produce todo tipo de frutos, mangos, manzanas, uvas, peras, hortalizas en fin Cacomala es un vergel.

Más una parte de  la población de maravilloso país no vive de los dones que brinda la naturaleza sino del robo, saqueo o hueveo como dirían en Cacomala.  Allí roban desde un triste  limpia brisas, emblemas de carros, llantas etc.,  o cualquier otro objeto manufacturado. Aunque también están los que extorsionan, secuestran o se dedican al sicariato. Y, los más gruesos, los delincuentes de cuello blanco: que es el nombre que se les da a aquellos delincuentes que se realizan sus fechorías sin derramar directamente sangre (por tanto se les llama de guante blanco) aunque suele ser derramada la sangre por sicarios empleados o subordinados, a los criminales de guante blanco. Las fechorías que realizan estos criminales son los llamados “Delitos de cuello blanco” debido a que la transgresión o crimen es realizado por una persona con un estatus socioeconómico alto. Los delitos de cuello blanco más comunes son: el tráfico de influencias, el fraude, el lavado de dinero, el cohecho, el vaciamiento de empresas, la quiebra fraudulenta, malversación de fondos económicos; la delincuencia organizada (donde la "tarea sucia" se deja a hampones del más bajo nivel, mientras que los delincuentes "empresarios" de este tipo de delito se quedan con la mayor parte de las ganancias, casi siempre "blanqueada legalmente" pasando así de ser los delincuentes de alta monta a ser de boss a "magnates" o tycoons que en inglés significa Magnate, y deriva del Japonés taikun (大君), que a la vez deriva del Chino tàijūn (|), que significa "gran señor" esto último lo puede usarse para catalogar a semejantes sinvergüenzas).

En otras palabras, el robo, hurto, estafa o hueveo, es el placer del que disfrutan los cacolanos, pues Cacomala no es más que una vasta e interminable cacoteca en donde la gente honrada se protege con rejas en sus negocios, vaya hasta las bombillas, contadores de agua y luz deben estar protegidos por rejas para que no se los hueveen.
Vaya es tan gruesa la situación en Cacomala que los platos de las llantas, que no están asegurados. Desaparecen en un decir ¡Jesús!. Con decirles que hasta los relojes entran en pánico cuando llegan a este dichoso país.


Por las calles de Cacomala, la gente parece hablar sola. Y, es que van refunfuñando irritados. Pues hasta las tapaderas de los desagües, las cajas de registro de teléfonos y cualquier tapadera metalica que pudiera encontrarse. Ya no existen han ido a parar a las chatarreras; vaya los cacomalenses aseguran que después de robarse las tapaderas los cacos llegan nuevamente pero esta vez por el hoyo.
Hay tanto sinvergüenza en Cacomala que de capturarlos no cabrían en las cárceles, pues los primeros en ir a parar a las mismas serían las principales autoridades de aquel país. A tal extremo llega la fama de los cacolenses que son famosos por ser los rateros más rápidos del mundo. Pero eso cuando se trata de los cacolenses rateros. Y, qué decir de los de Guante o Cuello Blanco, Esos son tan famosos que hasta un Presidente de Cacomala, guarda prisión en un poderoso país del norte por robarse unos cuantos milloncitos de dolorosos. Y, un ex presidente del Congrueso de Cacomala (ampliamente conocido por la cantidad de delincuentes que lo integran) también fue sentenciado por haberse apropiado de 82 millones, no está demás decir que este angelito fue Rector de la Universidad Nacional de Cacomala (cuantos millones se hueviara de esa institución).
Son tan cacos los cacos de Cacomala, que hasta los cables de la energía eléctrica se roban. Y, los cacos, rateros, ladrones y rufianes de la peor calaña son felices en Cacomala. Es Cacomala  la patria ideal de cualquiera que es caco. Por lo que es de lo más natural que se sienta en su casa todo caco en ese país.


Actualmente gobiernan Cacomala dos cacolenses: Un caco varón y una caca. Ambos ya saquearon las Arcas Nacionales. Con el producto de su rapiña, se han comprado fincas, yates, edificios y hasta se han dado el lujo de hacer inversiones inmobiliarias en países tan lejanos como Perú. Y, como ellos marcan la ruta. Los funcionarios de su Desgobierno también se enriquecieron con el dinero del pueblo pues también hacen sus hueveos con licitaciones públicas, proyectos inexistentes y hasta sus gastos personales los cargan a sus presupuestos. La caca que es vicepresidenta, articuló toda una estructura de rateros, ladrones, estafadores, sinvergüenzas, roba carros y traficantes alrededor suyo. Además de un selecto grupo de lavadores de dinero que están a su servicio.
El caco que es Presidente, se hace de la vista gorda de los hueveos de su compañera de fórmula. Aunque bien que recibe su parte de lo que recibe la caca.

Así las cosas, en Cacomala, roba el ladrón, roba el funcionario y hasta los policías roban, secuestran o viven del honrado hueveo y las mordidas.  Lástima de país, tiene un potencial enorme y las pocas personas honradas que en el moran, poco o nada hacen por cambiar la situación. Lástima de país, pues en las próximas elecciones presidenciales, los que piensan postularse son cacos o cacas… pues están solo están esperando turno para terminar de llevarse lo poco o nada que aun queda.