sábado, 11 de abril de 2009

Usos de la palabra huevo...

Recientemente y con ocasión de la Semana Santa, tuve la oportunidad de conversar con mi querido hermano mayor, quien es persona ilustrada en cuanto a costumbres, tradiciones y leperadas de nuestro país, principalmente estas últimas. Y, hoy sábado de Gloria me pareció momento propicio para entrevistarlo sobre la buena o mala interpretación que de ciertas palabras y sus derivaciones, tiene el lenguaje coloquial guatemalteco. Es decir que en esta oportunidad les mostraremos los guatemaltequísmos de la palabra "HUEVO"  y como el guatemalteco se identifica con las mismas.

Dice mi hermano que es muy sabio en estos menesteres que al guatemalteco se le conoce su carácter  o forma de pensar, su estado de ánimo, pensamiento político y opiniones por el uso que le da a la palabra huevo. Veamos por qué:

Si la persona es inconforme  frecuentemente usará la expresión: ¡Que de a huevo!.  Y, si está haciendo dieta entonces se dice que el guatemalteco come huevo.  Sin embargo también el chapín, usa la palabra huevo en sentido afirmativo cuando dice: ¡ A huevos vos!. Y, en sentido contrario también cuando niega algo: ¡Mi huevo yo no fui!. 

Vaya hasta cuando va al estadio a ver jugar a su equipo favorito le da ánimos con un fuerte y sonoro grito de ¡Con huevos muchá!.  Y, cuando de darle valor a los miedosos se trata usa la expresión:   ¡Hacéle huevos cerote!.  Incluso cuando el guatemalteco llama a su mejor amigo le dice con todo su cariño ¡Vení vos cara de mí huevo!. 

Pero eso no es todo, también lo usa cuando desea referirse, según me cuenta mi hermano a situaciones desventajosas del pasado el  guatemalteco dice:¡Te metieron el huevo vos! y si la persona que salio perjudicada es conformista le dice ¡Qué huevos los tuyos!.  Así mismo, cuando se trata de hablar de la valentía de alguien nuestros coterráneos dicen ¡Tiene huevos ese pisado!.  Más si es cobarde usa el: ¡Que culero le faltan huevos! y si no es cobarde pero le meten miedo dice: ¡Lo ahuevaron o te ahuevaron hijue'puta!. 

Igualmente si la persona es afeminada o amanerado o gladíolo. Se hace acreedor a que lo califiquen con la expresión: ¡A ese cerote no le sirven los huevos!. Del mismo modo al que nada le importa se dice que todo: ¡Le pela el huevo! . Y, continua mi hermanito diciendo, que al perezoso se le dice: ¡Huevón el pisado ese!. Mas el perezoso dirá: ¡Tengo hueva!. 

De igual forma si alguien tiene una novia o mujer fea o poco agraciada dirán: ¡Que huevudo!. Pero si usted es de los que visita frecuentemente el mercado del Guarda en la capital no sería extraño que de repente grite al buscarse la cartera : ¡Ya me hueviaron!.  

Del mismo modo el guatemalteco cuando trata de expresar que alguien anda de luna de miel por su reciente matrimonio dirá: ¡Andan volando huevo!. Y, si el recién casado no tiene suegra agregará: ¡Vive de a huevo!. Y, si la mujer del recién casado es golosa añadirá ¡Le encanta el huevo!.

Por otra parte, también para referirse a  la política el guatemalteco usa la palabra huevo como veremos a continuación. Si el político hizo fraude para ganar la elección o compro votos se dice: ¡Ese quedó a puro huevo!. Y, a los padres de la Patria nuestros diputados al congrueso se les conoce popularmente como: ¡Partida de huevones!. De la misma manera la población en general dice de los que nos gobiernan: ¡Están hueviando!. 

Pero eso no es todo si alguien está muy enamorado se dice que: ¡Lo tienen de un huevo!. Y, si de un buen amigo se trata decimos: ¡Es bien de a huevo!. Incluso a las recién embarazadas más si no tiene marido se dice: ¡Ya le metieron el huevo!.  Y, el colmo en un accidente de transito: ¡Que huevazo!. 

No obstante el guatemalteco se siente orgulloso de sus costumbres y aunque se lo esté llevando la chingada: ¡Se cree muy de a huevo!  Y, usted amigo lector  aunque no lo reconozca abiertamente, seguramente en este momento estará pensando: Con cual de estas expresiones tan chapinas  se identifica más? Y,  si no te gusto lo escrito…. ¡Hacéle  huevos que ya estás grande!

Se le recomienda copiar este articulo y enviar  20 reproducciones a sus amigos más cercanos en caso de no hacerlo le pueden ocurrir las siguientes desgracias:

si es varón y no lo envía  ya no se le parará el huevo y corre el riesgo de encontrar a su mujer volando huevo con otro.

si es fémina y no lo envía ya no encontrará quién le vuele huevo…y corre el riesgo si es casada de encontrar a su marido y ver que le están volando huevo.

Este articulo es patrocinado por mi hermano y cortesía de  Granja Avícola Rosanka,…. quien le recuerda no poner todos los huevos en una misma canasta!

…y si llega tarde a su casa, que no le hagan la prueba de la palangana (recipiente con agua), no vaya a ser que le floten los huevos (señal de  que están vacíos). Y, su mujer se de cuenta que anduvo moteliando.