miércoles, 26 de noviembre de 2014

Navidad en Escuintla...




 Y, llegó el mes de diciembre y con él,  el fin de año, pletórico  de tradiciones y costumbres especialmente en nuestra bella Guatemala. Y, qué decir de mi terruño querido de Escuintla, pues para los escuintlecos de corazón, los que tuvimos el privilegio de nacer en la Esmeralda del Sur. Las fiestas navideñas se inician con la festividad de la patrona de nuestro pueblo la Santísima Virgen de Concepción. Pues bajo su advocación fue fundada nuestra cabecera departamental.

Hasta el ambiente huele distinto, el viento arrastra ya los coloridos barriletes de papel de china y varitas de vena de hoja de coco. Es el inicio del tiempo de Adviento (del latín: adventus Redemptoris, «venida del Redentor») es el primer período del año litúrgico cristiano, que consiste en un tiempo de preparación espiritual para la celebración del nacimiento de Cristo. Su duración es de 21 a 28 días, dado que se celebran los cuatro domingos más próximos a la festividad de Navidad. Es un tiempo de reflexión, de perdón.

Marca el inicio del año litúrgico en casi todas las confesiones cristianas. Durante este periodo los feligreses se preparan para celebrar la conmemoración del nacimiento de Jesucristo y para renovar la esperanza en la segunda Venida de Cristo Jesús, al final de los tiempos: La  Parusía.

Durante el adviento, se colocaba en las iglesias y también en algunos hogares una corona de ramas de pino, llamada corona de adviento, con cuatro velas, una por cada domingo de adviento. Hay una pequeña tradición de adviento: a cada una de esas cuatro velas se le asigna una virtud que hay que mejorar en esa semana, por ejemplo: la primera, el amor; la segunda, la paz; la tercera, la tolerancia y la cuarta, la fe.


Sin embargo, a nivel popular las festividades navideñas se iniciaban con la Quema del Diablo el 7 de diciembre, una tradición de la colonia cuyo origen se remonta a las luminarias de la Virgen de Concepción, que eran fogarones que los fieles de la antigua ciudad de Santiago de los Caballeros colocaban para alumbrar el paso de la imagen de dicha advocación mariana.

Guardo recuerdos muy gratos de aquellos tiempos cuando con mi particular amiga Ingrid Samayoa participábamos del baile de disfraces en el Salón Municipal del antiguo campo de la feria. Y luego al Ganadero, a comer una carne asada inolvidable. Los juegos mecánicos, las corridas de toros. El palenque de gallos donde los Boiton, las carrozas, la coronación de la Reina, la velada de los juegos florales en la Municipalidad, las parrandas con la presencia de orquestas famosas de la época, la orquesta de Guillermo Rojas, la de los Hermanos Polio del Salvador. Y, la fiesta de la Fraternidad Escuintleca.


También recuerdo la celebración de la Virgen de Guadalupe el 12 de diciembre, las calles se llenaban de ladinos, mestizos y criollos con sus hijos vestidos de indígenas. En el parque la Unión, estudios fotográficos ambulantes en donde nos fotografiaban con nuestros trajes. Otros los más pudientes iban al estudio fotográfico de más renombre en el pueblo LA FOTO BOITON. Cuantos de mis coterráneos y contemporáneos, no nos tomamos fotos ahí. 

Con la llegada del 15 de diciembre se iniciaban las posadas, con sus particulares sonidos de  tortugas, pitos, tambores y  chinchínes que anuncian que la posada toca a la puerta, buscando María y José donde pasar la noche, hasta que encuentran otra casa de escuintlecos que les brindan cobijo para descansar.
Posada


Y, los cánticos de  "Entren Santos Peregrinos, Peregrinos…Reciban este rincón, que aunque es pobre la morada, la morada…os las doy de corazón".  


En el mercado aparecían las ventas navideñas, pino, manzanilla, adornos para nacimientos, venta de pascuas, todo lleno de un colorido que llena los sentidos y te hace a través del tiempo y la distancia añorar tu terruño. 

Ventas Navideñas

Ya al calor de las fiestas navideñas, se organizaban los Convivios Navideños o chupivios navideños correspondientes y digo Chupivios porque lo que menos se hacer es convivir sino chupar en serio. Especialmente todos aquellos que particián de los circuitos en los que se compiten. La vuelta Concepción-Reyes que empieza el día de la Virgen de Concepción el 8 de diciembre y termina el día de Reyes el 6 de enero. O  la Concepción-Candelaria que empieza el 8 de diciembre y termina el 2 de febrero.


Ponche de frutas

Y, por supuesto en el aspecto gastronómico en el que se da una mezcla de comidas y bebidas de origen indígena, criollo y extranjero, sin embargo existían y aún existen dos cosas que nos identifican ante el mundo: los tamales y el ponche de frutas. Servido en tarros de barro y abundante en piña, uvas pasas, papaya, manzanas para ponche, ciruelas pasas, canela, pimienta gorda, clavos de olor y azúcar caramelizada. Esta bebida es una delicia para el paladar.

Los más osados lo toman con piquete, es decir le agregan regulares cantidades de ron que calientan las frías noches de diciembre.

El tamal (del náhuatl tamalli, que significa envuelto) es un nombre genérico dado a varios platillos americanos de origen indígena preparados generalmente con masa de maíz cocida normalmente al vapor, envueltos en hojas de la mazorca de la misma planta de maíz o de plátano, mashán o bijagüe, maguey, aguacate, canak e incluso los paisanos residentes fuera de nuestras fronteras usan  papel aluminio o plástico.

Pueden llevar o no relleno, el cual puede contener carne, vegetales, chile, frutas, salsa, etc.

Tamal colorado

Tamal Negro
Además pueden tener sabor dulce o salado. En la época clásica de los mayas, para el solsticio de invierno, el 21 de diciembre, los grandes señores Mayas se deleitaban con un bollo de masa cocida, la que mezclaban con carne de pavo, tepezcuintle o venado, posteriormente a la masa se le añadieron elementos gastronómicos como especias, aceitunas, alcaparras y chile pimiento, entre otros. Conforme el paso de los años, esa comida se integró a las tradiciones de los guatemaltecos 

Además, la tradición en Nochebuena era en aquellos años que las familias repartieran tamales negros o colorados  a familiares y amigos, en señal de agradecimiento. Lo acompañan con chocolate, pan de yemas y ponche, después de que juntos participaban en la Misa de Gallo, a las 12 de la noche. Y, a esa hora,   el derroche de la pólvora que expresaba la alegría de las fiestas de Navidad y de Año Nuevo, el paladar recibe el capricho de ese plato mestizo, conocido como el tamal; en las fiestas de navidad, en  las mesas de los hogares guatemaltecos pueden faltar el pavo, las uvas y manzanas durante las fiestas de fin de año, pero jamás los tradicionales tamales, dulces y salados. 

Quiero anticipadamente aprovechar este blog, para desearles a mis lectores, amigos, paisanos tanto dentro del país como fuera de él que no hay nada mejor que contagiarnos de esa alegría que sólo el espíritu navideño puede irradiar por todas partes. Así, la Navidad puede sentirse en el ambiente. Te deseo que celebres una Navidad muy alegre y que toda tu familia se mantenga siempre en paz y muy unida   Que sea pletórica de dicha, felicidad y llena de amor. Al lado de sus familias y quienes no tengan la dicha de tener a sus padres, llenen de imborrables recuerdos su memoria recordando a aquellos que ya partieron. Recuerden que esta es una fiesta familiar. Compartan con ellos, es tan efímero nuestro paso por este mundo que no sabemos si esta sea nuestra última navidad. Que Dios les bendiga y que al sonar las doce campanadas que anuncian el nacimiento del Dios niño traiga Dicha y Prosperidad a todos. 

Que las luces de la navidad no sólo sirvan para poder iluminar tu hogar, sino también tu corazón con la luz de ese bello Niñito que está por nacer. Aprovecha estas fechas para poder renovar tu corazón con uno más puro y sincero capaz de dar mucho amor a los demás y vivir en paz, alegría, armonía y felicidad. Recibe un afectuoso saludo navideño de mi parte y de toda mi familia".